Asaja Cantabria

La leche puede dejar de ser negocio

us_rurales_remitentes-de-leche

El sector lácteo en Cantabria fue un sector estrella por su peso económico, antes de entrar en decadencia desde hace años. De 12.000 ganaderos lácteos que llegaron a haber en la cornisa cantábrica, en la actualidad hay 1.512. El número de explotaciones ha caído desde 1993 un 85 por ciento. Aunque decrecen en número, hoy pueden presumir de obtener una leche de máxima calidad, equiparable a la holandesa, francesa o alemana. Sin embargo, esta actividad comercial es menos rentable que en estos otros países de la UE. En España el precio en enero de 2014 estaba en 0,390 euros/litro, mientras en Francia se pagaba a 0,412. En un supermercado francés el brick de leche cuesta entre 0,90 y 1,80 euros. Aquí, se puede pagar por debajo de 0,58 céntimos el cartón de marca blanca.

En el último año 75 ganaderos han abandonado la actividad por no poder cubrir costes y 500 lo han hecho desde 2007. Su futuro depende de las decisiones que se tomen en el seno de la Unión Europea y, por tanto, de las voces que, a partir de las elecciones europeas del 25 de mayo, representarán a España en Bruselas. A fecha de enero de 2014, España representa el 4,25% de la producción europea de leche, con 840.000 vacas en ordeño.

El principal cambio estará determinado por la desaparición de las cuotas a partir del 1 de abril de 2015. Este sistema ha limitado la producción de leche desde los años 80, cuando se introduce como fórmula para evitar la sobre-producción, que en el pasado produjo la caída de los precios del mercado internacional. Para España la asignación inicial en 1984 fue insuficiente y supuso elevadas multas. Siempre ha existido un déficit de producción y ha sido necesario importar leche. Hoy la cuota es de 6,5 millones de toneladas y se consumen 9 millones. El final de este sistema de control «será el sálvese quien pueda, donde solo los grandes productores que dominan la industria sobrevivirán», vaticina Gaspar Anabitarte, secretario general de UGAM-COAG. El Gobierno central luchó sin éxito por el mantenimiento de las cuotas y el Partido Socialista pide al Parlamento Europeo que haga una revisión de las consecuencias de eliminación de cuotas en 2017, así como acciones específicas para las explotaciones situadas en regiones montañosas, ultraperiféricas y desfavorecidas.

Hay que diversificar para ser rentable en este negocio. José Luis Thomas es el propietario de la empresa cántabra Bien Aparecida, con una ganadería de 200 animales producen yogures, quesos y postres artesanos. Este economista vio claro hace 14 años que era imposible vivir de la venta de leche, ya que el precio es «catastróficamente bajo». «Curiosamente, la leche es el único producto cuya factura la hace el que compra (la industria transformadora), que me emite la factura cada mes con el precio que él considera. Así funciona».

Supermercados que incumplen la ley

El ganadero se ve obligado a aceptar este precio a la baja, que no cubre sus costes de producción, porque es un producto perecedero que en dos días será inservible. Esta sumisión de los productores se agudiza al tratarse de un ‘producto reclamo’ para las grandes cadenas de distribución. El Papel higiénico o la leche son productos de primera necesidad que hacen al consumidor ir al supermercado. Una vez allí, probablemente comprará otras cosas. Por eso, estos ‘productos cebo’ tienen ofertas de venta por debajo del coste, lo que incumple la Ley de Competencia. Raúl Guillaron, secretario del sindicato Asaja, cree que «el productor debe participar en la negociación del precio en base a unos índices de referencia que ya creados en la entidad independiente Inlac, organización interprofesional láctea. Pero no se aplican».

La batalla contra la venta a pérdida está en vigente desde 2011. La Consejería de Ganadería de Cantabria realiza inspecciones cada 8 semanas, «en absolutamente todas los establecimientos de la región, desde el Corte Inglés hasta el último Supermercado Día», asegura el director general de Ganadería, Santos de Argüello. «Carrefour se enfrenta ahora al pago de una sanción de 82.000 euros por vender a un precio imposible. Un brick de leche a 0,48 céntimos no es legal. Tenemos otros 7 expedientes abiertos a grandes distribuidores. Somos la única comunidad autónoma que hace esto desde 2011», dice Argüello.

Los fondos de la política agraria común (PAC) destinan a España 47.000 millones de euros de subvenciones para ganaderos y agricultores en el periodo 2014-2020. Supone una media de 5.328 euros anuales para cada solicitante. Pero los ganaderos no quieren depender de ayudas, incluso opinan que «son el resultado de que cobremos una miseria. Se podían quedar todas en Bruselas», reivindica Gaspar Anabitarte (UGAM-COAG). «Estamos en la UE pero no todos somos europeos. Mientras a Francia se le permite fijar su precio de la leche, en España no pasa lo mismo», protesta Raúl Guillaron (Asaja).

Ana Isabel Méndez, diputada regional del PSOE, considera que el número de inspecciones es insuficiente y ve necesario más apoyo de las instituciones, y que estas presionen a la distribución con un mensaje claro: «No vamos a permitir esos precios de la leche vergonzosos». Por otro lado, Méndez cree que el sector «no está vertebrado ni organizado, y esto es uno de los grandes problemas».

Coincide el director general de Ganadería, quien explica que el Real Decreto 1363/2012 estableció las condiciones de contratación en el sector lácteo, aunque para Méndez «todavía no está suficientemente integrado». Argüello defiende que desde 2012, «gracias a Arias Cañete, este Decreto permite concentrar la oferta en Organizaciones de Productores (OPLs) y así negociar el precio en conjunto». Sin embargo, «solo 100.000 toneladas de leche se venden mediante cooperativas. La herramienta ya la tienen a su disposición los ganaderos, ahora falta confianza entre ellos para que la utilicen. Espero que las OPLs trasciendan la comunidad autónoma y se unan para ejercer presión al negociar con la industria de trasformación, hasta ahora la gran dominadora», concluye Santos de Argüello.

Las políticas que se decidan en los próximos años en la Unión Europea determinarán si la leche podrá seguir siendo negocio en España, o si continúa el cierre de explotaciones. Toda estrategia a futuro pasará por la diversificación del producto y dependerá de la puesta en marcha de políticas que favorezcan el relevo generacional escaso y estrategias de comercialización e internacionalización.

Fuente: El Diario Montañés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: ASAJA Cantabria.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Activa NT que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Personalizar Cookies
Privacidad